sábado, 12 de mayo de 2007

Frases terrorificas

Despierto después del tremendo choque entre
los restos retorcidos de mi cohe. Sobre mí se
inclina Frank, mi amigo de la infancia, tratando
de reanimarme.
-Pero Frank -murmuro débilmente-, si tú estás
muerto...
Frank me responde con amable embarazo:
-Y tú también.
M.R. James



Me arrellano en mi sillón junto a la
chimenea donde crepita el fuego, con la copa de
coñac en la mano derecha y la izquierda caída
descuidadamente, acariciando la cabeza de mi perro...
hasta que descubro que no tengo perro.
Arthur Conan Doyle

2 comentarios:

Neres dijo...

Que buenas están, y que bueno que solo son esos pedacitos, no se si me leería mas, (bueno, soy frágil)

Saludos.

Angeles dijo...

tan buenas tus frases, tienen un final no esperado... como las de "short short stories"...en este momento no me acuerdo del autor de ese libro... en fin....


muy buen blog...